914 319 520 | Religiosas de Jesús-María (Provincia de España)

Testimonio de Valle Chías RJM sobre Haití

La Vanguardia

Misionera en Haití

Misionera en Haití

La religiosa sevillana Valle Chías, de 33 años, es la único médico que atiende a la comunidad rural de Jean-Rabel

la misionera Valle Chía en Jean rabel, Haití

La doctora Chías ausculta a una anciana en Jean Rabel, donde viven las monjas de Jesús-María

LV

“El asesinato del presidente, el terremoto, el huracán: Haití suma titulares este verano en un país pobre, en el que llueve sobre mojado”, afirma la joven médica Valle Chías (Sevilla, 1988), una de las tres mujeres blancas que vive en la zona montañosa de Jean Rabel, al noreste del país. “Así que de la pandemia apenas se habla”, asegura desde Cádiz, donde pasa unos días con su familia antes de regresar a Haití.

Este verano, como hace 11 años, ha vuelto a temblar la tierra sacudiendo el sur del país (Chías vive al norte). Dos días después, llegó la tormenta tropical Grace dificultando las operaciones de rescate. Se estima que hay unos 2.000 fallecidos, 10.000 heridos y más de 100.000 casas destruidas. Según Unicef, 94 de 255 escuelas son escombros y no podrán abrir el próximo 7 de septiembre.

“La pobreza golpea fuerte y conmociona”, apunta la joven andaluza, que admira a la catalana Isa Solá

Chías explica que los ríos están secos y falta agua, y cuando ésta llega, cae en forma de fuerte precipitación que en ausencia de árboles, debido a la tala abusiva, desciende en forma de cataratas, devastando el campo e inundando las casas. El analfabetismo es del 80% y la esperanza de vida apenas supera los 60 años. Las ciudades están dominadas por las bandas criminales. La vida cotiza poco. “Cómo será de desalmado todo que incluso ahora, con el terremoto, secuestran médicos y roban ambulancias”.

En Puerto Príncipe, la capital, perdió la vida la religiosa de Jesús-María Isabel Solá, hace cinco años, asesinada por un desconocido minutos después de salir del banco. (El 2 de septiembre se inaugura una exposición en el Museu Diocesà de Barcelona). Chías pertenece a la misma congregación religiosa. No coincidió de misión con la carismática Isa, que levantó un taller de ortopedia después del terremoto del 2010 y movilizó a la sociedad catalana. Pero cuando la joven andaluza estudiaba Medicina Isa se le acercó: “Vente a Haití”. Chías sonríe. “A veces pienso que estará trajinando allá arriba...”.

"Haití es peligroso, incluso ahora, con el terremoto, secuestran a médicos y roban ambulancias"

Su primer destino fue Guinea Ecuatorial. Apenas veintipocos años y un fonendo nuevo al cuello. La imagen idealizada que tenía de las misiones quedó pulverizada al poco de llegar a Malabo: “Es cierto eso que dicen de que la pobreza huele mal, huele y duele, golpea tan fuerte que por mucho que te prepares conmociona. La gente no tiene nada y tú nunca tienes suficiente por ofrecer”.

Valle Chías, médico y religiosa de Jesús-María

Valle Chías, junto al chófer y su asistente Sherline

Regresó, se especializó en Medicina Tropical y volvió a hacer las maletas para ir a Jean Rabel. “Ingenua, yo pensaba que conocía la miseria...”. Reside en el piso superior de una escuela, con una religiosa irlandesa de 72 años, coordinadora de 6 colegios de Fe y Alegría. En septiembre se añadirá una madrileña.

“Con el dinero de una noche en un hotel de Ibiza podrían beneficiarse 100.000 personas en Haití”

“En Jean Rabel no ha afectado el terremoto. Es muy rural, muy pobre, está muy lejos de todo”. Se tardan ocho horas en coche en llegar desde la capital, recorriendo pistas embarradas. “Hubo uno muy malo que vivía cerca –le viene a la memoria repentinamente–, lo asesinaron hace poco”. A ellas las respetó. “Unos voluntarios le operaron de cataratas”.

La misma dificultad para desplazarse la tienen los habitantes de Gros Sable, Akadiyen, Colette, Cotton, Fonramadou, Lakeme... No tienen asistencia sanitaria. Así que Chías salta cada día a su todoterreno convertido en clínica móvil, a veces también ambulancia, y va a buscarlos. Junto a Sherline, su asistente, sale de madrugada y regresa anocheciendo. Les esperan largas colas de pacientes... “Cobramos algo, testimonial, para evitar que piensen que por ser blancos estamos obligados. En algún lugar nos exigían pagar nosotras por atender a la población...” Hipertensión, enfermedades respiratorias, de la piel, de transmisión sexual. “Ahora podremos disponer de un microlaboratorio gracias a una donación”.

La clínica móvil de las religiosas de Jesús-María en Haití

La clínica móvil de las religiosas de Jesús-María en Haití

"Ojalá vinieran voluntarios. Después de una experiencia en Haití, ya no se vuelve igual, y eso impacta allá donde va"

Valle tenía 20 años cuando decidió tomar los hábitos. “Me gustaría decir que fue un día que, iluminada, tuve una llamada de Dios, pero no fue así”. Fue una opción personal, el deseo de seguir una vocación de vida religiosa en un país lejano. Le atrajo el espíritu generoso y abierto de Jesús-María y su espiritualidad ignaciana, que conocía como alumna de Jesuitas.

Frente a la extrañeza de la gente sobre su opción, que exige tantas renuncias, responde: “No voy a tener niños, es verdad, y no tendré una pareja o una plaza en un hospital, pero la experiencia profunda de la entrega a los demás compensa. Cada día recibo ejemplos de esfuerzo, dignidad y alegría”.

En su estancia en España oyó, de pasada, el precio de una habitación en Eivissa. Su corazón dio un vuelco: “Con el dinero de una noche podrían beneficiarse 100.000 personas en Haití”.

Escribe a menudo en la pastoral de jóvenes y quizás un día abra una cuenta de Instagram para mostrar el recóndito lugar en el que vive. Entre sus deseos también se encuentra plantar semillas haitianas en el corazón de voluntarios, creyentes o no. “Después de una experiencia así, en Haití, uno ya no vuelve a ser el mismo, y eso impacta allá donde va, en su trabajo, en su hogar, en todo lo que hace”.

Cargando siguiente contenido...
Casa Provincial

Religiosas de Jesús-María
Provincia de España
c/ Juan Bravo, 13   28006 Madrid
Teléfono: 91 431 95 20

Contacta

 

Cómo llegar

 

grantorrentshow google map on website
Tu privacidad es importante para nosotros La CONGREGACIÓN DE JESÚS-MARÍA – PROVINCIA DE ESPAÑA usa cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la misma y poder mejorar la navegación (por ejemplo, secciones visitadas, consultas realizadas o links visitados). Puedes configurar o rechazar la utilización de cookies haciendo click en “Configuración de cookies” o si deseas obtener información detallada sobre cómo la CONGREGACIÓN DE JESÚS-MARÍA – PROVINCIA DE ESPAÑA  utiliza las cookies o conocer cómo deshabilitarlas, puedes consultar la Política de cookies. También puede aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar y seguir navegando\".   
Privacidad