Historia Jesús-María en Jerez

BREVE HISTORIA DE JESÚS MARÍA EN JEREZ

        Las religiosas de Jesús-María se establecen por primera vez en España el 16 de julio de 1850, en el entonces pueblo vecino de Barcelona, San Andrés de Palomar. Su Antiguo Cucoprimera expansión por España se realiza a lo largo del Mediterráneo: Tarragona, Barcelona, Valencia, Orihuela, Alicante y Murcia. En años sucesivos se va extendiendo por toda España. En su deseo de atender a todas las clases sociales, cada uno de los establecimientos solía constar de un colegio pensionado, un externado, escuela gratuita y una, o varias, catequesis y escuelas dominicales.

        En 1948 llegan las religiosas a Jerez. Hacía mucho tiempo que deseaban fundar en Andalucía. Primero se pensó en Sevilla pero el Cardenal Segura, Arzobispo de Sevilla, les indicó la conveniencia de establecerse en Jerez.

        En Abril de 1947 llegaron a Jerez dos religiosas para buscar una casa donde construir el colegio. Durante esta estancia fueron a cogidas por las Religiosas Reparadoras y fueron ellas las que le lanzaron la idea de visitar el “Cuco”, una magnífica propiedad de los Marqueses de Torresoto 

      Antiguo Cuco1 La propiedad estaba necesita de muchos arreglos pero  vieron en este terreno un magnífico lugar para construir el colegio. Así describen las religiosas la propiedad: “ la nueva casa Colegio Jesús-María abierta en Jerez de la Frontera está situada en la parte alta de los alrededores de la población, a un kilometro aproximadamente del Norte de la Ciudad y a unos 300 metros de la carretera de Cádiz a Madrid. Toda esta extensión de terreno es denominada “San José del Cuco” y que en otro tiempo se llamó “Olivar de las monjas”… La tierra como queda dicho, fue antiguamente un olivar, plantándose luego viña hasta 1896… La propiedad tiene arboles magníficos: eucaliptos, palmeras, naranjos y sobre todo cipreses, … Algunos forman el bonito paseo que lleva a la carretera que va desde Jerez a Lebrija”.

        Es el 5 de junio de 1948 cuando comienzan las obras para transformar la finca del Cuco en Colegio de Jesús-María. El día 17 del mismo mes se trasladaron las religiosas. Aún no podían celebra misa es por lo que todas las mañanas iban a oír la misa al Convento de las Oblatas. Esto duró hasta el día 7 de octubre, festividad deAntiguo Cuco2 Nuestra Señora del Rosario, en que se celebró en el Colegio la primera Misa.

       Entre tanto continuaban las obras de reconstrucción y reparación de la casa. Todos los comienzos de una fundación son difíciles y a la primera comunidad de Jerez no les faltaron. “Dos parecían ser de momento los principales problemas: el encontrar capellán para el Colegio, pues la escasez de sacerdotes dificultaba el asunto y el tener agua abundante para la casa. Había en la finca un pozo que se había dejado secar. El 23 de este mismo mes se trajo un motor para aforar el pozo. Dentro del mismo se encontró una piedra que tenía la inscripción: “San José del Cuco, año 1862”. El hecho parecía providencial, ya que la primera misa que oyeron las Madres en Jerez cuando vinieron para la compra de la propiedad fue el día del Patrocinio de San José y al Sto Patriarca encomendaron el asunto del agua, indispensable para un colegio”

       La primera labor que comenzaron las religiosas fue la enseñanza del catecismo para niños y niñas más pobres. Cuentan las religiosas que “el día de Santiago tenía 38 niñas, que fueron aumentando y fueron la base de la escuela gratuita que se abrió al empezar el curso”.

       El colegio se inauguro el día 8 de octubre con la asistencia de 30 alumnas y el día 11 se inauguró la Escuela Gratuita con más de 40 alumnas.

“y desde entonces tienen regularmente sus clases… da gusto y verdadero consuelo ver la alegría con que vienen y el interés con que están en clase. Es la paga que da por adelantado el que dijo: “lo que hiciereis a estos pequeñuelos a mi mismo lo hicisteis”. 

       Antiguo Cuco3 En los años posteriores, caracterizados por la abundancia de vocaciones religiosas, se extienden por Andalucía (Jerez de la Frontera y residencia Universitaria de Granada) y, respondiendo a su vocación misionera, abren un colegio internado en Guinea Ecuatorial.

       El crecimiento de obras y actividades llevó, en 1950, a la partición de la hasta entonces Provincia Española en dos provincias independientes: Aragón y Castilla.