Fundación 2ª parte

El día 3 de noviembre se abre el curso con siete alumnas mediopensionistas; número que fue aumentando en el transcurso de los meses siguientes, para terminar finalmente con 42 alumnas.

Ante la carencia de condiciones higiénicas de la casa, el día 31 de diciembre de 1896, se trasladan a la calle Zambrana, nº 10. Pero tampoco este  nuevo edificio reunía las condiciones higiénicas propias de un centro de enseñanza y la enfermedad probó duramente a la comunidad, durante largo tiempo. El número de niñas descendía considerablemente…

La nueva Provincial, M. Mª de San Ignacio estaba resuelta a cerrar el colegio, pero el Superior Provincial de la Provincia de Toledo de la Compañía de Jesús,  le aconsejó que no lo hiciera, ya que las había llevado allí la Divina Providencia, y preveía que la semilla esparcida con tanto trabajo, la verían un día, convertida en abundantes frutos.

Subió, la M. Provincial, al Santuario de la Virgen de la Fuensanta para rogarle que tomara el colegio bajo su protección. Al bajar, dispuso que a la entrada de la casa se pusiera un cuadro de la Patrona de Murcia con la inscripción: “Tu protección y nuestra fe sostendrán la casa en pie.”

Aún pasaran años de prueba, pero las Religiosas confían  y trabajan alegres.

En 1901 empieza a aumentar el número de alumnas, que seguirá creciendo en los años siguientes. Mientras las Religiosas buscan cambiar de residencia.

Por fin el 9 de marzo de 1904 se firma la escritura de compra de la casa palacio de los Vélez que había ocupado el Gobierno Civil, en la Plaza de Santo Domingo. El 19 de febrero de 1905 el propio Gobernador les hizo entrega de las llaves. Estaba dotada la finca de una extensa huerta con árboles frutales y un bello jardín, complemento necesario para los juegos de las alumnas y la salud de la Comunidad.

Fueron años de impulso, de crecimiento: clases de Economía Doméstica en la “Casa de Santa Marta”, Gabinete de Física, Salón de actos, estudios de Bachillerato… En 1917 contaba con más de doscientas alumnas y de entre ellas surgían numerosas vocaciones.

Entre las obras apostólicas complementarias, contaban desde 1906 con la Congregación Mariana. Dos de sus primeras congregantes: Concha Pagán y María Arroyo, serían luego Religiosas de Jesús María, y después vendrían otras muchas. Y junto a la Congregación, la dedicación especial a las Antiguas Alumnas. Y en 1916, abrieron el pensionado para Normalistas. “Educar una niña es educar una familia, pero educar una maestra es educar un pueblo… “ les repetía el Sr. Obispo, que se complacía grandemente en esta obra.

Anterior      Siguiente


Back to Top ↑
  • Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeCheck Our Feed

    No dudes en seguirnos a través de nuestros perfiles en Redes Sociales. Además, también puedes suscribirte a nuestro canal RSS.

  • Plataforma

  • Ayuda a las familias

  • Enlaces

  • Cofradía de los Servitas

  • También puedes seguir las publicaciones de la Provincia de España de la Congregación de JM a través del correo eletrónico, introduciendo tu correo electrónico para suscribirte